No Actuar

Cuando alguien actúa modifica el equilibrio de su entorno, provocando con ello necesariamente una reacción.

Esa reacción es siempre de oposición.

En cambio si se actúa cuando otros han tomado una iniciativa nuestra acción tenderá a restablecer el equilibrio modificado.

Esto no debería ser una regla fija. Casi seguro que no lo será, visto desde el punto de vista propio, si la acción es como reacción a una acción ajena, ya que las acciones ajenas pueden ser muy variadas, sin control por nuestra parte.

Como consecuencia: no es preciso ajustar nuestra acción a un patrón o principios fijos, por lo que nuestros enemigos no pueden predecir ninguna reacción que les sirva para vencernos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s