Android, el Linux con sentido común

Android ha hecho posible que se cumpla el propósito para el que puede servir Linux: ser un sistema operativo al alcance de cualquiera, útil, fácil de usar, estable y gratuito.

Llevo más de 10 años probando distintas distribuciones de Linux. Creo que los sistemas operativos (SO) y la mayoría de las aplicaciones deben ser gratuitos para el usuario, al que no habría que molestarle con cuestiones de licencias ni vigilarle para ver si usa el software de forma ‘legítima’. Por otro lado dada nuestra tendencia natural como humanos a comunicar, los SO deben estar orientados a actividades de comunicación. Observándome a mi mismo veo que más del 90% de lo que antes hacía con el ordenador, lo hago ahora con el teléfono y añado a ello el uso del teléfono como cámara, como navegador GPS, como linterna, como mensajero instantáneo o medio de videoconferencia, como libro electrónico para una lectura ocasional en un medio de transporte… Y lo que sigo haciendo la mayor parte de las veces con el ordenador, como es escribir un texto más largo, no requiere realmente mucha capacidad o potencia en el equipo. De forma que comprar un nuevo ordenador para escribir cartas parece un despilfarro.

Típica pantalla de un Samsung con iconos de las aplicaciones favoritas
Típica pantalla de un Samsung con iconos de las aplicaciones favoritas

El desarrollo de Linux, aunque han habido intentos de canalizarlo, y hay distribuciones controladas por empresas, que aportan estabilidad (Ubuntu, Suse, Red Hat, Mandriva, etc), se caracteriza por una multiplicidad de soluciones: diversos tipos de escritorio (KDE, Gnome, Xface, Unity, etc), tipos de empaquetad0 para las aplicaciones (DEB, RPM, etc), distintos ritmos de desarrollo y lanzamiento de novedades (semestral, anual, caótico, etc.), que dispersa los esfuerzos y supone una dificultad para la captación de usuarios. Basta con ver la mejor publicación en internet sobre Linux, Distrowatch, para hacerse una idea. Se necesita ser un experto para distinguir qué es lo que me conviene (por eso este blog y otros cumplen también una misión de orientar a los posibles usuarios).

Android está basado en el núcleo de Linux y añade muchas características que lo hacen perfecto para gobernar los teléfonos y una multitud de dispositivos diseñados como móviles, que se pueden llevar a cualquier sitio sin que te duela la espalda por el peso, por ejemplo tabletas. Ver, como un buen ejemplo de lo que puede hacerse con Android, mi reciente post sobre Lenovo Ideapad A10.

Por fin, alguien tuvo sentido común y puso las bases para cortar de raíz la dispersión que caracteriza el desarrollo de Linux entre distribuciones. Google, con su enorme poder, hizo que Android se convirtiera de hecho en un standard en esta industria, poniendo de acuerdo a fabricantes de equipos y productores de software.

Android parece el SO perfecto. El único ‘pero’ que le veo es que, aunque tiene miles y miles de desarrolladores trabajando en el y la mayoría de su código es ‘abierto’, está gobernado por una única entidad… La poderosa Google.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s