La vida en la gran ciudad VII: operación bikini

Publicado en http://www.castelloninformacion.com el 9 de junio de 2014

Todos los años tenemos la misma historia. Por si la vida en la gran ciudad no fuera suficientemente árida soportando huelgas de tren, huelgas de limpieza, la madre de todos los atascos, salidas masivas de gente de cualquier sitio como hormigas en procesión, las inclemencias del tiempo para las que no estamos preparados, las epidemias anuales que aquí se propagan como el fuego en la pólvora y otro sin fin de circunstancias que hacen que añoremos la vida más cerca de la naturaleza, faltaba esta de la operación bikini.

Como la ilusión de (casi) todos es lucir tipo y llegaron los días en que habrá que quitarse el sayo, hay una aceleración de deseos y propósitos para mejorar la estética, si no por convencimiento propio, al menos para no quedar como el último que lo intenta. Y es que las prisas durante todo el ‘curso’, comer a deshoras y fuera de casa, dan con el resultado conocido de un molesto sobrepeso, que ahora hay que hacer lo posible por disminuir.

Es lamentable que estemos por un lado despilfarrando comida, tirando mucha, y padeciendo sobrepeso y por otro en nuestra misma ciudad haya personas que pasen hambre. Lo del evitar el sobrepeso es una medida egoísta, porque con el sobrepeso se aumenta la incidencia de enfermedades del mal funcionamiento del metabolismo: diabetes, tensión alta, etc. Pero debería tener también un componente ético, de no hacer ostentación de abundancia en donde muchos no pueden apenas salir adelante.

Y vienen las etapas de las dietas milagrosas, comprar ese libro que nos recomiendan que trae la mejor dieta, hacer más ejercicio, añadiendo el esfuerzo al que ya se hace diariamente, aunque sea solo para pasar la calle, que aquí el semáforo está justo a medio Km.

Y no nos damos cuenta de que, en realidad, la dieta ha de ser comer todo el año aquello que sea equilibrado y se ajuste a nuestras necesidades. No es preciso prescindir de nada. Hay que comer de todos los nutrientes con moderación. Recuerdo un libro del Dr. Francisco Grande Covian donde decía que la mejor dieta es comer de todo. Así no puede comer mucho de una sola cosa, esa justamente que hace daño. Y si uno come de todo con moderación no le faltarán ni componentes principales ni vitaminas.

El ejercicio debe estar integrado en la propia vida. No entiendo mucho hacer gimnasia ahora a marchas forzadas. Yo, si puedo, camino tanto como puedo y subo las escaleras (un par de pisos) todo el año, evitando el coche, intentando mantenerme en actividad moderada. Es una actitud.

——-
En otro orden de cosas, al cumplirse un año de mi participación en Castellón Información mediante esta columna de opinión, quiero dar las gracias a todos mis lectores, que es por lo que tiene sentido escribir. Y agradezco los ‘me gusta’ y los ‘retuits’, así como los comentarios, todo lo cual enriquece mi opinión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s