Invasiones

Publicado en http://www.castelloninformacion.com el 19 de enero de 2015

Una invasión, según Wikipedia, “es una acción militar que consiste en la entrada de las fuerzas armadas de una entidad geopolítica en el territorio controlado por otra entidad semejante, normalmente con el objetivo de conquistar el territorio o cambiar el gobierno establecido. Una invasión puede ser la causa de una guerra, puede usarse como parte de una estrategia mayor para terminar una guerra o puede constituir una guerra completa en sí misma.”

Ejemplos de estas fueron las de los cartagineses, los romanos y los árabes en Hispania. También la invasión española en América. Estas invasiones provocaron grandes cambios en la sociedad, como su lengua, sus religiones y su forma de vida.

Pero hay otra clase de invasión que se produce progresivamente mediante las inmigraciones, sin despertar necesariamente una reacción violenta de rechazo o bélica, incluso resultando beneficiosa para ambas partes. Aunque habría un punto en que los ‘invasores’, siendo suficientes, si se lo propusieran, podrían acabar con el poder establecido, implantando su dominio en el territorio anfitrión.

Algo así sucedió con la invasión visigoda que acabó desplazando a los romanos. No cambió repentinamente la sociedad, ni su lengua, su organización social, o su religión oficial. Los visigodos, alternativamente enemigos en guerra y aliados por conveniencia, sucedieron a los romanos, en su decadencia, que se acentuó durante siglos.

Cuando había poca población en el mundo y muchos territorios y recursos sin explorar, una invasión militar era bastante común y traía el posterior dominio de los invasores en el territorio. Pero en la Historia reciente ya no han habido prosperado invasiones de ese tipo, ni siquiera con el potencial bélico de la Alemania Nazi en Europa, ni de los Estados Unidos en Vietnam o Irak, ni de la URSS en Afganistán. Por ello cabe pensar que no ocurrirá en España, ni en el resto de Europa, ninguna invasión de este tipo que pueda tener éxito.

Lo que está ocurriendo en Europa es la ‘infiltración’, al goteo, de inmigrantes de África, el Este y Sudamérica. Puede no resultar negativo a largo plazo si los inmigrantes se van integrando en la sociedad que les acoge, mediante la educación y su propia acomodación. Muchos inmigrantes respetan y adoptan nuestra forma de vida, aún manteniendo sus raíces. Europa ha tenido y tiene suficiente entidad y potencia cultural para no perder su identidad y ganar con ello. El problema es cuando se forman ‘guetos’, donde inmigrantes de un mismo origen son mayoría, si se vuelven impermeables y hostiles contra la sociedad.

La reacción ciudadana, semejante a una vacuna, ante el terrorismo vivido en Francia recientemente y cómo se está actuando en el ‘frente’ policial, hará más difíciles golpes terroristas en nuestro entorno. Pero en Europa debemos tener leyes y mecanismos más eficaces de control y limitación de la inmigración ilegal y para la efectiva integración de los residentes de origen extranjero, para preservar nuestras condiciones de vida, haciendo respetar nuestra cultura, evitando el fin o la decadencia de nuestra civilización.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s