Pascua Florida

Publicado en http://www.castelloninformacion.com el 6 de abril de 2015

El primer domingo después de la primera luna llena, tras el equinoccio de primavera, es la Pascua Florida. Tiene toda la pinta de ser una celebración pagana. En la tradición católica se celebra la Resurrección de Jesús tras su captura, tortura y asesinato. En esta época del año, con todos los cultivos en marcha, con los árboles brotando, con las flores de los frutales despidiendo un torrente de color y aroma, por ejemplo el incipiente perfume de azahar (la flor del taronger) en la Comunidad Valenciana, que inunda el aire de perfumes y matices, se percibe la resurrección de la naturaleza, adormecida y aletargada por efecto del frío invierno.

Podemos identificar las causas de ese fenómeno universal del volver a empezar, confirmación de que la vida no se acaba, segunda parte del drama que ya se celebró en Navidad al constatar que ya no se va a seguir acortando el periodo en que la luz prevalece sobre las tinieblas. En efecto, el aumento de la temperatura ambiente y de las horas de insolación, derivadas de la evolución de nuestro planeta alrededor del Sol, es ‘la causa’ inmediata de que la savia vuelve a moverse en los canales que dentro de las plantas permiten el movimiento de nutrientes, al aumentar la presión osmótica y bajar la viscosidad de los fluidos vegetales.

Pero, ¿cual es ‘el motivo’? Me refiero a ¿porqué los árboles están ahí, produciendo celulosa a partir del escasísimo carbono presente en nuestra atmósfera? ¿Porqué han aparecido los dichos vegetales en la superficie de la Tierra? Si analizamos distintos parámetros como por ejemplo la forma de los vegetales, como chorros de materia orgánica que surge de la materia ‘muerta’, estos evocan los resultados de sencillas fórmulas ‘fractales’ en las que, a distintos niveles de observación, partiendo de valores bastante estables, que serían representados por el tronco o por las ramas principales, a partir de un momento dado, se produce una divergencia notable en direcciones perpendiculares a la de la del crecimiento de la planta, formando las ramas menores y estas se derivan en las hojas, en un tercer estadio de expansión. El crecimiento geométrico va acompasado con un crecimiento cromático no menos espectacular. Se deduce que las propiedades físicas responden a patrones bastante simples. Posiblemente estas formaciones no tengan ningún propósito, de la misma forma que la propia evolución de las especies tampoco lo tiene. Lo que es válido para las plantas, se puede reproducir para los animales y otras formas vivas, de nuestro orden de magnitud y también microscópicas.

La vida surgió hace miles de millones de años, pero de la misma forma que no conocernos el propósito de porqué renace cada año, podemos imaginar que, tampoco sabremos nunca el propósito de su origen. Lo que quizá averigüemos es que con la misma ausencia de propósito surgió y surgirá, consustancialmente a la propia naturaleza del Universo, cada vez que se cumplen ciertas condiciones, como las que se dan en nuestro hermoso planeta Tierra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s