Navidad, Navidad, dulce Navidad

Hace años la Navidad me recordaba todos y cada uno de los familiares, incluidos los que ya no estaban entre los vivos. No me gustaba. Huía de esas fechas por la nostalgia. Ahora es más sencillo. Sólo me recuerda la temporada de compras.

image

image

image

La Navidad ha acabado siendo La fiesta pagana del consumismo. En cierta forma es lo que necesitamos, ahora que la mayoría de la población ha abandonado el idílico mundo de la aldea y que, en un proceso ciertamente democrático, podemos por fin acceder al consumo, relajante recompensa de nuestra sociedad post-industrial, tras largos años de crisis y ya convenientemente liberados de la dictadura del pensamiento único.

Vuelve a gustarme la Navidad, aunque solo sea porque puedo permitirme alguna alegría consumista. No todo el tiempo se puede sobrevolar el mundo sin ‘contaminarse’ un poco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s